VENCER LA TIMIDEZ

Vencer la timidez
Todo está en saber vencer el propio temor

LO QUE SE DICE EN LA INTRODUCCIÓN:

 

Cuando uno se considera tímido: ¿por qué?..

Cuando uno se considera tímido, y da vueltas a este asunto deseando encontrar alguna razón del por qué uno es así, la verdad, surgen muchas cuestiones con respecto a la propia manera de ser, a la educación que ha recibido, a las relaciones establecidas con la familia, con los compañeros de la escuela, luego en el trabajo, los amigos...

De alguna manera, todo ello justifica nuestra propia timidez; en realidad, la timidez es una dimensión particular de la propia personalidad y su desarrollo, pero está en conjunción directa con el ambiente que rodea a la personalidad tímida.

Un tímido no nace, un tímido se hace. Un tímido aprende a serlo. «Si sembramos vientos podemos recoger tempestades», dice el dicho popular. A nadie le gusta ser tímido, ni siquiera al tímido recalcitrante.

Vencer la timidez
Un cierto grado de timidez nos impele a la acción

El tímido profundo huye de los demás porque tiene miedo de lo social, porque le asusta lo gregario, y la reclusión, la inhibición, la huida hacia el interior es un mecanismos de defensa que produce una bajada de la «angustia que el otro produce en mí.

Podemos pensar que estas cosas no nos suceden a nosotros, y es verdad que éste mecanismos descrito anteriormente no acontece frecuentemente de un modo tan masivo en la personalidad más corriente, pero, eso no significa la ausencia total del fenómeno.

Vencer la timidez
Se dan claves para potenciar la extroversión

De alguna manera, o en algún grado, lo corriente es que los demás produzcan en el otro una cierta tensión psicológica. Esa tensión psicológica que las relaciones sociales producen es lo que se trata de desentrañar este libro, y creemos que esa cuestión es el núcleo fundamental de la timidez.

Lacroix (1932) decía que la timidez es el resultado de una incomprensión, y esa incomprensión lo que hace es condicionar la emotividad del individuo con respecto a los otros seres humanos.

La timidez, cualquier tipo de timidez, deberíamos entenderla como un problema emotivo-afectivo del individuo, y este conflicto tiene una historia; es decir, que no aparece de repente sino que se forma a lo largo del tiempo en un proceso, y que se integra en la evolución de la personalidad humana en los diversos estadios y períodos de la vida; es más, la timidez va generando a la larga otros problemas psicosociales y algún caso incluso físicos.

En el último de los pupitres…

 

(sigue leyendo hasta la página 185)