ESTUDIO SOBRE LA SITUACIÓN DE LA MUJER EN EL MEDIO RURAL PALENTINO

Las mujeres en el mundo rural
Presidente de la Diputación de Palencia

LO QUE DICE EL PRESIDENTE DE LA DIPUTACIÓN:

El protagonismo de la mujer en el avance de nuestra sociedad es fundamental y de innegable importancia para interpretar el desarrollo de nuestra provincia. Desde los inicios de la sociedad moderna, las mujeres han jugado un papel capital, no solamente como gestoras del hogar y de la prole familiar, sino también como administradoras de la economía, responsables de los negocios e impulsoras de la industria local.

   Son numerosos los estudios y testimonios que dan fe de las hechuras de las mujeres palentinas; sirva como muestra la bravura demostrada en la defensa de la ciudad frente al duque de Lancaster en 1388, mientras la ciudad estaba desprotegida de hombres por encontrarse estos luchando en tierras lejanas. Hoy las mujeres de nuestra provincia siguen luchando y plantando batalla a retos igualmente difíciles e importantes, como la búsqueda de empleo, la formación, la capacitación profesional y la igualdad.

La mujer palentina
La mujeres en el medio rural

 Desde la Diputación Provincial no queremos que las mujeres estén solas en esta batalla, por eso impulsamos programas específicos en la provincia dirigidos a la formación y creación de empleo del sector femenino: talleres de artesanía, cursos de restauración de muebles, cursos de setecientas horas de auxiliar de geriatría y ayuda a domicilio, creación de vitrales artísticos, el programa Juntos Avanzamos o los talleres de Risoterapia, en una estrategia amplia que trata de abarcar todas las necesidades de las mujeres que viven en el ámbito rural, por eso la Diputación colabora en el programa Crecemos en veintiún localidades para facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar.

   La elaboración de este estudio, coordinado por la Federación de la Mujer Rural, supone para la Diputación un paso más en la lucha por el desarrollo de las mujeres de la provincia, ya que es una herramienta imprescindible para identificar las demandas de las mujeres de nuestra provincia y así poder dotar e impulsar las iniciativas necesarias con la máxima eficacia.

 

Federación de la Mujer Rural
Presidenta de FEMUR

LO QUE DICE LA PRESIDENTA DE FEMUR (FEDERACIÓN NACIONAL DE LA MUJER RURAL):

Ciertamente comparto con el autor de este estudio que la aspiración, como objetivo inmediato, tiene que ser que lo rural y lo urbano se equilibren en el acceso a la educación, en los medios de producción, comercialización y transporte, hasta que a la “mujer” no haya que añadirle rural o urbana, es más, tenemos que aspirar a que lo rural sea una alternativa a lo urbano, pero como oportunidad igualitaria en el desarrollo y exenta de cualquier otro contenido negativo. Que lo rural empiece a ser alternativa estable de lo urbano por nuevas fuentes de producción, por alternativas de ocio y muy especialmente por calidad de vida.

   La situación de las mujeres del medio rural en las últimas décadas ha experimentado grandes cambios. Unos por la incorporación y participación de las mujeres en la vida social y económica, siendo protagonistas de su entorno rural, otros, aunque menos, luchando por la igualdad de derechos entre mujeres y hombres.

Sabemos que las mujeres rurales han sido y siguen siendo trabajadoras invisibles, por ese motivo el estudio de la Mujer Rural Palentina, para profundizar sobre su situación particular y visualizar las medidas que puedan facilitar el papel que las mujeres están desarrollando en el medio rural y que puedan desarrollar en el mercado laboral, social, de formación y familiar. A veces el mercado de trabajo local no proporciona alternativas de integración sociolaboral, por sus inconvenientes y problemas de falta de infraestructuras, comunicaciones y otros servicios, como las nuevas tecnologías, que aún nos discriminan en nuestros municipios más pequeños.

   Esta declaración de intenciones creo que es compartida por cualquiera al que llegue a sus manos esta obra, pero en este estudio lo que se pretende es conocer realidades puntuales referidas a la situación demográfica y económica de la mujer rural palentina, su formación y situación laboral y como gran aporte a anteriores estudios: su opinión.

   Nadie mejor que las propias protagonistas para diseccionar su realidad y poder apuntar las posibles soluciones. Después que las personas y las instituciones aporten lo que quieran o puedan, pero, al menos, se podrá trabajar sobre hipótesis contrastadas y proyectos objetivos.

   Mi agradecimiento a la Excelentísima Diputación de Palencia, por la gran sensibilidad demostrada por la Mujer Rural, y la ayuda económica para poder realizar este estudio, así como a todas las mujeres Palentinas que han participado.

Rural y Urbano
Diferencia entre rural y urbano

LO QUE DICE EL AUTOR EN SU PRESENTACIÓN:

Como todas las cosas en la vida, nos movemos por un mundo dual, y lo rural no va a ser menos. Uno piensa en lo rural y rápidamente le viene a la mente lo urbano, y si cavila sobre la mujer nos viene asociado irremediablemente al hombre, y al contexto familiar; pero principalmente cuando adjetivamos a la mujer como palentina y rural, de inmediato nos aparece su historicidad. Pero quizás la historia deba interesarnos sobre todo para entender el presente de la psicosociología femenina en la vida rural; nada más y nada menos. Pero ¿qué es realmente esa ruralidad en el ámbito palentino? ¿Vale para algo confrontar todo estos conceptos? ¿Deduciremos diferencias significativas de carácter laboral, económico, social y personal que sea propio de ellas? Yo diría que ahí es donde radica el valor del cuestionario aplicado por FEMUR con la intención de conocer la realidad sociolaboral de estas mujeres, con el fin de abordar la mejora futura de sus vidas, no solo con relación al hombre (fenómeno imparable que señala hacia igualitarismo de los sexos, o hacia la igualdad de las personas como tales) sino también con relación a las oportunidades que la mujer palentina tiene en contrastes con otras regiones de ambientes rurales (y también urbanos) españoles.

 

Mejoran la situaciones
Se mejoran las condiciones de vida pero queda mucho camino por recorrer

La Federación Nacional de la Mujer, se plantea el conocimiento objetivo de esa actualidad rabiosa. La mujer en nuestro país mejora sus propias condiciones de vida, eso es innegable, pero no es esa la cuestión esencial, sino determinar si esa mejora es suficiente —y de calidad—para ir alcanzando el fin último de igualitarismo en las oportunidades a las que las personas tienen derecho. Resulta consabido que en España se han dado fenómenos sociológicos trascendentales en el tiempo, si pensamos por ejemplo desde cien años atrás hasta ahora, y que han trasformado nuestra forma de vivir tanto de hombre como de mujeres. Los estudiosos entienden la dificultad que entraña definir lo que es rural, y por lo tanto el fenómeno de sus cambios, sino es a través de lo que en ello sucede. El medio rural señala al campo, y el medio urbano a la ciudad. Ciudad y campo. ¿Qué hay en ellos que los distinga? ¿Cuáles son sus continentes esenciales hoy? Lo rural tiene sus núcleos urbanos (poblaciones en España de menos de diez mil habitantes: municipios). Lo urbano posee los suyos propios. Ambos hábitat siempre se han diferenciado, pero ¿en relación a qué cosas? Está claro que la densidad de población y la dirección del enfoque productivo y de servicios, de abastecimiento, etc., ha determinado una forma de vivir de su población característica. De tal modo que hay una población rural que tiende a una productividad que mira esencialmente al campo, y otra urbana que tiende a otro tipo de productividad que mira a la actividad de la ciudad. Esto ha condicionado la vida y las costumbres de las personas en la manera de acceder a los servicios, a la educación, a los bienes, a la riqueza, al poder adquisitivo… Y en ese monumental fenómeno sociológico se ha movido la familia, y dentro de ella las mujeres, y los hombres. La mujer rural palentina ha sufrido también los gigantescos efectos s de esa dinámica que han ido determinado la propia cultura de lugares y gentes.

Mejora de la situación de la mujer rural
La información, la formación y la educación, claves en el proceso

Pero ese proceso debe ser objetivado si se está llevando a cabo. En este sentido, ¿la mujer rural palentina está mejorada en sus condiciones de vida? ¿Ella lo siente así; o bien, es al contrario? El cuestionario que han respondido ciento de mujeres rurales palentinas nos da información objetiva sobre ello.

Lo urbano debe equilibrarse necesariamente con lo rural en todos los sentidos. Hoy lo urbano trata de ver al medio rural también como una alternativa a la vida de la ciudad. Pero el “uso” del campo (y sus municipios) puede ser también abusivo y condicionante, no sostenible. Sin embargo, no cabe duda, que representa una oportunidad para la vida igualitaria en el desarrollo y las oportunidades. La mujer rural palentina está por supuesto inmersa en este extraordinario proceso.

La información, la formación, la educación, las nuevas tecnologías, la comunicación entre los distintos centros urbanos, el intercambio continuo de los seres humanos, que se hace incesantemente y de modo continuo, ha hecho que la separación que tradicionalmente separaba el campo de la ciudad, del pequeño municipio de los grandes núcleos urbanos, prácticamente iguala el estilo de vida de un país como España. Antes, esa separación producía un fenómeno de antropologización diferenciadora extraordinaria de tal modo que entre ambos contextos había separaciones casi insalvables en casi todas las cosas. La mujer rural además agravaba su propia situación personal por el hándicap que suponía ser mujer en una sociedad eminentemente machista.

 

Igualdad de género
Igualdad de género

Pero esa realidad, parece que va poco a poco perdiendo sus límites, va difuminando sus contornos. Hay una enorme revolución en marcha que afecta a todo, y que hace que esa diferencia entre lo rural y lo urbano cada vez sea menos esencial, menos trascendental para la vida cotidiana. La productividad, el acceso a los recursos, el estilo de vida, la educación, la información, cada vez es más unidimensional, de tal modo, que la desigualdad entre un tipo de población y otra es cada vez menor, aunque aun hoy no inexistente. Hay quién observa que comienzan a aparecer factores de inversión entre lo urbano y lo rural en términos de calidad de vida. Esta fenomenología, por supuesto, afecta a la mujer, y en nuestro caso a la mujer palentina. Cuando hablamos de ese fenómeno de la inversión, hay quién se preguntará si hoy en día la calidad de vida rural no es superior en muchos casos a lo urbano. Los factores que rodean las condiciones sociolaborales que afectan a los grandes núcleos urbanos se encuentra condicionados por muchos factores adversos que no se observan tanto y tan negativamente en el medio rural (estrés, enfermedades psicosomáticas, falta de identidad y desarraigo, etc.). Es posible que en el futuro quizás la vuelta al medio rural sea un fenómeno muy generalizado, porque la desigualdad (de cualquier tipo que sea) simplemente habrá desaparecido. En el momento actual las sociedades, y por supuesto la sociedad palentina, camina hacia el igualitarismo, y hay muchos factores que lo indica. Lo rural se desarrolla, y además de manera acelerada en los últimos años. En realidad, lo que las sociedades deben buscar es el equilibrio entre el desarrollo del medio urbano y el rural, y asimismo de forma sostenible. Y en ese proceso es donde ahora estamos. Cuando el medio rural se equilibre en los medios de producción, la elaboración, la comercialización, el transporte, el acceso a la educación, etc., con el urbano, entonces, junto al cambio y el igualitarismo entre el hombre y la mujer, que cada vez es más real, la mujer rural dejará de tener adjetivo, y tendrá poca importancia ser una mujer, en este caso, rural palentina, o urbana... (...)

 

(sigue...)