LA MEMORIA EXCELENTE (Gana potencia en tu memoria)

LA DEDICATORIA

Me acuerdo de cosas entrañables que

tienen que ver con olores, rostros, sabores y formas,

con lugares y gentes... Hay un momento que

se recuerda con más precisión los detalles de la vida,

el pasado remoto, quizás de lo entrañable, lo invisible,

los verdadero y valioso... A veces vuelven a nosotros las hadas,

los misterios, el Universo del que somos el polvo.

Te añoro recuerdo amoroso que, al revivirte

te vivo y te muero de nuevo.

Eso es también memoria.

El autor

La memoria
La memoria lo es todo de una sola vez

EN LA PRESENTACIÓN DE LIBRO SE DICE:

Si en tu mente ves algo que tenga una entidad que responda a «Memoria», pregúntale:

—«Memoria», ¿quién eres?, ¿qué eres?, ¿dónde estás? Creo que nada ni nadie te contestará porque la «Memoria »eres sencillamente tú de modo total.

La «Memoria» la identificamos como capacidad cognitiva, pero a lo largo de este libro te enseñaré a verla como si fueras tú mismo, como si la «Memoria» fuera tu propia emoción escondida, tus sentimiento remotos, o tus pensamientos a veces olvidados; la «Memoria» es una idea, quizás sutil anidando en el resquicio de la bóveda de tu cerebro.

La memoria ( y paso a ponerla en minúscula) guía a la inteligencia, o es tan lógica como el razonamiento; por eso a veces se hace inmediata, o remota, se vuelve visual, o gustativa, o táctil; o todas esas cosas a la vez. Cuando la perdemos, de alguna manera, nos perdemos también con ellas. Si la entrenas podrás vivir más tiempo con calidad y salud mental, aunque estas cosas son posibles, o no, dependiendo de nuestra suerte...

Memoria en la naturaleza
Todo guarda memoria en la naturaleza

Mira, la memoria eres tú, y siempre ha sido así. Cuando estabas en el seno de tu madre, las cosas empezaron ya organizarse ahí en ese incipiente cerebro. Hubo zonas que comenzaron a organizarse de manera muy complejas para que ya nunca olvidaras el latido del corazón materno (se ha comprado experimentalmente —hace tiempo— que los bebés que lloran si se les pone el sonido de los latidos rítmicos de un corazón dejan de hacerlo inmediatamente) y es que hasta las células guardan un recuerdo biológico fundamental para la Vida, porque en su más remoto pasado se dividieron gracias al potencial de eso que llaman ADN [Las células vivas codifican el material genético en forma de ADN. Una sola cadena de ADN contiene toda la información necesaria para que la célula produzca unos descendientes iguales a ella].

El inconsciente de Jung
El inconsciente colectivo en nuestra memoria evolutiva

La Naturaleza es capaz de organizarlo todo de tal forma que el recuerdo es capaz de trasmitirse desde estructuras puramente orgánicas que son simples — o maravillosos mecanismos— de transmisión de información como sucede con los ácidos nucleícos.

No creas que deseo hacer esta introducción al tema de la memoria en un libro práctico como éste simplemente para entretenerte con la retórica sino para hacerte participe de la idea de que gracias a la memoria de «las cosas» los más ínfimos secretos de la materia-energía y su mecánica han hecho posible en la herencia la evolución de las especie, y más allá se han transmitido los aprendizajes con sus sueños y sus ilusiones.

Nunca olvidaré a Jung que en su descubrimiento del inconsciente colectivo encontró el rostro mental (psicológico) de la memoria más arcana. Dicen que en nuestra estructura cerebral están impregnadas de eso que fuimos: animales, reptiles, organismos multicelulares, organismos celulares, como cuando nacimos desde la más elemental mórula después de la fecundación, el huevo se divide, y, una célula forman dos, las células hijas, en cuatro, éstas en ocho, y así sucesivamente. El embrión con un centenar de células es una masa sólida que se parece a una mora. (…)

Practica la memoria
El libro tiene muchos ejercicios prácticos

Nuestras vidas cotidianas están llenas de pequeños trucos mnemotécnicos que favorecen el recuerdo, empleamos imágenes, gestos, olores, sabores, organización espacial para movernos en la cotidianidad de la vida, en relación a la memoria. La memoria necesita de la motivación y el entusiasmo, no puede nacer sin una atención concentración suficiente, estar bien desde los planos del descaso y la relajación. La memoria emplea recursos tanto físicos como psíquicos: los sentidos reclaman de la persona la lógica y la comprensión, niveles organizativos de la información, crecen en las relaciones, la asociación de ideas, sonidos, imágenes, usa lo novedoso, lo insólito, le valen las exageraciones y lo que destaca, gusta de las transformaciones. A la memoria le encanta lo significativo y detesta lo caótico, lo desordenado, el sin sentido, y se hace fuerte cuando repite y asienta la información importante en las posaderas de la memoria a largo plazo. Mejora si lo que hay que recordar está organizado. Organiza y da sentido a los indicios de la vida cotidiana, asocia lo que quiere recordar con imágenes, formas, colores, sonidos... usa indicios de modo asociativo y organizado para recordar mejor. “Quiero recordar el nº 42 y me digo: El cuatro la asocio a un asiento al revé y el dos a un pato. Siempre recodaré: silla y pato cuarenta y dos”... ¿Cómo podría hacer para recordar el números de teléfono de su amigo: 91657256?. Organización: separe en pareja los números: 91-65-72-56 y ahora proceda asociándolo cada par a una o dos imágenes. Luego evoque esas imágenes asociadas a los números y diga el número… y ¡por supuesto, es más difícil explicarlo que hacerlo!...

Desde este punto de vista nuestra obra se vuelve eminentemente práctica, te proponemos evaluar la memoria y con esa misma evaluación (…)

 

(Continúa leyendo…)

Consulta sobre el curso para estimular la memoria y apúntate... clic