APRENDE A COMUNICARTE

Aprende a comunicarte
Manifiesta tu punto de vista

ALGUNAS PAUTAS

La escucha con comprensión se da únicamente cuando vemos las ideas y actitudes de la otra persona desde su punto de vista Y cuando nos cuenta cómo le afectan.

— El punto de vista de la otra persona aparece claro sólo si ella lo manifiesta. De la misma manera, para que el otro conozca mi punto de vista es necesario que yo se lo manifieste.

— Los sentimientos del otro son percibidos por mí, sólo si trato de sentir con él. Del mismo modo, para que el otro perciba mis sentimientos debo comunicarlos y así podrá experimentar cómo me siento. La comprensión implica que:

— El que comunica está abierto a su propia experiencia.

— El que escucha está abierto a la experiencia del que comunica. La apertura a la experiencia es una conciencia:

— De uno mismo, de los sentimientos propios, de los propios valores y actitudes;

— Del otro, sus sentimientos, sus valores y actitudes.

Juzgar es evaluar a la otra persona por nuestros propios valores y no por los suyos. Supone una barrera en la comunicación. Crea insinceridades, exageraciones y «máscaras» en la relación interpersonal.

— «El sistema de comunicación entre las personas describe la unión o la desunión entre los seres humanos»

Cuando hablamos de comunicación entre los seres humanos rápidamente nos vienen a la mente la comunicación oral, pero eso es solamente una forma cultural que tiene el ser humano de trasmitir a los demás. Se dice que:

— «Los actos tienen más fuerza qué las palabras»

Aprende a comunicarte
Nuestra palabra debe tener un valor

Hoy en día mucha gente piensa que la palabra no vale nada, y que se dicen cosas que no cumplen. Sabemos que estamos inmersos en una cultura de la «mentira», de las trasgresión continua de los valores humanos, y la palabra parece de verdad que no vale nada. Nadie se fía de nadie, la palabra es papel mojado...

Las antiguas culturas daban a la palabra un sentido de acto, y no hace mucho «dar la palabra a alguien de algo» era realmente como firmar ahora uno de esos contratos de compraventa. No nos fiamos los unos de los otros, tenemos muchos miedos, así que necesitamos autenticas organizaciones de notarios, abogados y gente profesional que certifiquen el valor de nuestras palabras:

—¡No te puedes fiar de nadie!, se dice con frecuencia

¿Qué sociedad es la nuestra que la palabra no va nada? Tenemos que estar muy mal para que la palabra no valga nada.

— ¡Me distes tu palabra!, dice alguien lamentando un engaño —. ¡Me distes tú palabra!

Solamente hay que echarle hoy en día una mirada a los medios de comunicación. ¿Qué comunican estos medios? ¿Qué comunica la televisión, internet, por ejemplo?...

«Los actos tienen más fuerza que las palabras»

—¡Si!

Aprende a comunicarte
Los actos tienen más fuerza que las palabras

Los actos son parte de la comunicación, la parte más convincente, la más entusiasta. Si quieres convencer alguien de algo, ¡actúa!, y ya verás cómo te entienden. Pero actuó en positivo. No me imagino a Cristo dando teorías en la universidad sobre el Amor— aunque podría sentarse sobre la hierba de cualquier campus universitario y predicar el Amor—.Todas las personas que obran son capaces de trasmitir y comunicar lo que expresan. Los grandes hombres de la historia son grandes por sus actos, por sus acciones...

— ¡No hables demasiado, y actúa!

«Los actos tienen más fuerza que las palabras»

— Nuestra cultura está saciada de charlatanes. Existen charlatanes por todos lados, están por todas partes...

—¡Horrible!, dijo un hombre de la calle.

Los seres humanos pueden canalizar acciones, conductas, tener comportamientos que emanan de su mente. Y la mente del hombre es tan diversa como hombre existen y han existido, y quizás existirán. No es posible que haya nada en mundo que antes no existiera en la mente. Podemos concebir las cosas en el secreto de nuestra mente, y comunicarlas con las palabras, pero tienen una nueva fuerza en la acción.

¿De qué vale pensar cómo hacer una silla si la silla no llega a transformarse en una realidad que sirve a los hombres para sentarse?

—¡Nadie puede sentarse en la silla de mis pensamientos! Sin embargo esta silla no existiría si no hubiera sido pensada antes... (…) (sigue leyendo)...