ANOREXIA

Anorexia
Anorexia y Bulimia suelen ir juntas

LO QUE SE DICE EN LA INTRODUCCIÓN

Presentamos este libro sobre la anorexia que pretende únicamente orientar con sencillez ante el problema que afecta fundamentalmente a mujeres adolescentes.

Aun cuando nos expresemos de modo genérico a veces en masculino (diciendo, por ejemplo: «el anoréxico..») por incluir una población masculina cada años en aumento (según las estadísticas) son ellas, por su número de incidencia las que están en la base del desarrollo de esta obra.

La anorexia es un trastorno de la alimentación que en los últimos años, quizá por un cierto carácter misterioso que le ha dado la prensa, por sus relatos de jóvenes anoréxicas víctimas hasta la muerte, nuestra sociedad se ha sensibilizado por este tema, que, además de no ser puramente biológico, posee carácter fuertemente psicológico y social. El tipo de población que es propensa a sufrir este mal (chicas adolescentes) le da también una dimensión trágica y misteriosa.

Anorexia
Los modelos sociales ejercen una enorme presión principalmente en la mujer

A nosotros nos parece que la anorexia es un problema histórico que siempre ha existido. Lo que llama fuertemente la atención es que sea en nuestra época (últimos años) donde el trastorno ha tomado una dimensión casi gigantesca por el incremento incesante de casos. Aunque las causas de la anorexia son muy difíciles de determinar, éstas pueden ser múltiples y muy variadas. Una de las condiciones que la propagan y potencia es nuestro estilo de vida social. Existe una cultura «light» que transmite a los adolescentes una enorme cantidad de valores basuras, principalmente a través de los medios de comunicación. Se propaga el canon de cómo debe ser una mujer (delgada y bella) y las consecuencias sobre las adolescentes (crédulas e inmaduras) son de un daño irreparable, además de suponer un gran negocio para muchas empresas. También la presión de los iguales y del ambiente social y familiar son factores que disparan los casos de este trastorno alimentario… (…)

 

(Sigue leyendo)