LOS MISTERIOS QUE RODEAN AL ACTO TERRORISTA DEL 11M  (HACE 11 AÑOS)


Cada vez que subo por el puente que cruza las vías del tren de cercanías, que acerca a los alcalaínos hasta la estación de Atocha de Madrid, no puedo evitar bajar las escaleras y ver el monumento que el Ayuntamiento erigió en memoria de las víctimas que vieron segadas sus vidas el 11 de Marzo de 2004, un acto de horror, casi inimaginable.

 

 

   Hoy es sábado y el día es soleado, veo unas flores en la base de la peana de la escultura que recuerda a aquellas personas, quizás a una niña, o a un joven, o a un adulto con nombre y apellidos. Hay que saber que  los familiares de las víctimas, todos los días once de cada mes, y, especialmente el 11 de Marzo, se reúnen aquí y emiten mensajes al público.

 

 

 

   Otra tarde, que bajaba yo las escaleras, como lo hago ahora. Ellos estaban allí reunidos, se han constituido en Asociación. Me pregunté por qué razón hacían cada mes este acto de homenaje. El grupo era muy reducido, yo me puse detrás para escuchar respetuosamente y enterarme.


   Y se me fueron abriendo los ojos cada vez más al escuchar sus razones, no estaban allí solamente para recordar la memoria de las víctimas. Fue para mí una sorpresa las enormes razones, las investigaciones y los datos que daban sobre las irregularidades que existen todavía en torno a la voladura de un tren lleno de gente normal y corriente en un momento punta de actividad.


   Piden justicia, que los procesos judiciales no están claro, que los hechos han sido manipulados, que sobre los autores y las motivaciones de esta acción son misteriosas, que las cosas no fueron como nos cuentan, exigen saber LA VERDAD: estamos delante de un acto conspirativo,  los culpables no son todos los que nos dicen que son,  han penalizado a inocentes que no tienen nada que ver con estos actos en la medida que nos dicen…


   Ellos siguen ahí, cada 11 de cada mes, clamando: dando  datos objetivos, dicen a que las cosas no cuadran, que se han manipulados los hechos y circunstancias y todo apuntan que las cosas no son como nos han contado los medios de comunicación: hay errores judiciales, personas implicadas en asuntos extraños.


   ¿Estamos ante lo que puede ser un complot monumental de la que nunca sabremos la verdad?


  Así que me fui muy preocupado y estoy seguro que las motivaciones que llevaron a aquella criminal acción tiene muchas oscuridades…


   Hoy he fotografiado el lugar. Ellos, los familiares, siempre terminan estas convocatorias leyendo los nombres de las víctimas mortales que aparecen escritos en un pequeñito monolito, son las víctimas de Alcalá de Henares, personas que ya nunca verán el sol y tampoco quizás nosotros lleguemos a saber la verdad de lo ocurrido.

 

   Poco después hubo elecciones generales...

 

  Quizás este miércoles día 11 de Marzo de 2015, se cumplen 11 años de aquellos hechos terribles. Sus familiares estén ahí, exigiendo justicia y pidiendo saber la verdad.

 

   Mi simpatía y mi solidaridad hacia estas personas porque yo podía haber estado en ese tren de la muerte aquella mañana gélida de invierno.

 

 

José Francisco González Ramírez


Escribir comentario

Comentarios: 0