LOS HOMBRES QUE AMAN A LAS MUJERES

Sinopsis

Cada vez son más las fuerzas que operan en el seno de la mente de los seres humanos, se proyectan en formas de pensamientos, actitudes y conductas que tiende a la normalización de las relaciones entre los sexos, porque por encima de ellos surge algo mucho más importante que las diferencias: el hecho de que todos somos PERSONAS.

En esta ocasión en el programa de radio digital en Radio sapiens, Salud Mental, cinco hombres dan sus testimonios increíblemente lúcidos de cómo ven y sienten a la mujer. ¡No te lo pierdas! Os espero el domingo 16 de junio a las 20 horas de España.

Contenido

Se ha establecido la idea casi generalizada de que hombres y mujeres  son diferentes.

 

“Esto no significa que uno sean mejores que otros sino que, sencillamente son diferentes. Hace tiempo que los científicos, los antropólogos y sociobiólogos lo saben...” (Allan y Barbara Pease)

 

Se dice que “los hombres quieren sexo y las mujeres amor”  Cinco testimonios de hombres que hablan sobre las mujeres de manera espontánea nos indica que el hombre evoluciona en la senda del sentimiento de AMOR como predominio de su actitud y no solo le satisface el sexo por el sexo, como parece que todo nos indica: ya sabemos, se dice, ¿qué tiene el hombre en su cerebro?.., este pequeño descubrimiento se manifiesta totalmente escuchando estas voces masculinas me ha llevado a titular este programa radiodocumental:

 

LOS HOMBRES QUE AMAN A LAS MUJERES.

 

Es verdad que se acepta que las diferencias existen entre los géneros, pero esa cuestión no debe motivar jamás la injusticia de obrar contra las personas en su dignidad. Escuchando estos testimonios uno piensa que los hombres aman a las mujeres, contra esa otra realidad, argumento de las famosa películas “Los hombres que no amaban a las mujeres” que muestran hechos tan terrible y odiosos que son así de una manera mostruosa en nuestra sociedad.

 

Pero hay una humanidad que va hacia el cambio, la tolerancia y la justicia. Se denuncia y se pone de manifiesto el abuso al que se somete en detarminadas circunstancias contra la mujer (cuando se usa como objeto de consumo, por ejemplo) y se resalta el papel de la persona por encima de todas las cuestiones...

 

No te pierdas estos testimonios porque aunque son la expresión de experiencias personales nos indican que la sociedad se prepara para ir poco a poco corrigiendo sus enorme deficiencias.


Un saludo, y ya sabes, te espero a las 20 horas del domingo 16 de junio en Salud mental de Radio sapiens.

José Francisco González

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    MC (martes, 27 agosto 2013 15:29)

    ¿POR QUÉ NOS QUEJAMOS HABITUALMENTE?

    La queja, es una llamada de atención al interlocutor que está escuchando, una forma de decir ‘escúchame, que existo’, un reclamo al otro para hacernos notar, aunque hay formas y formas de queja. Es algo que, de base, aprendemos de niños. Pero si de adultos seguimos reproduciendo ese comportamiento de forma sistemática y sistémica, habría que preguntarse ¿por qué castigamos así a quienes nos rodean?

    Y es que aunque sea por puro egoísmo, como repetirse en la queja con el entorno (por sistema de salida a exterior y nunca o casi nunca de entrada) solo provoca el rechazo del destinatario.
    Observamos que esta actitud está muy arraigada en la sociedad y ciertamente provoca sufrimiento (como cualquier adicción). Algo tóxico se mueve en el ambiente…

    ¿Qué de claro tenemos y Cuál sería la solución?

    Si inspiramos “EGOÍSMO” y expiramos “INDIVIDUALISMO”, cumplimos la premisa general de “solo tener derechos”, por lo cual, cualquier cosa que NO SE LE PAREZCA, nos produce insatisfacción, de entrada emergente (independiente a lo demás).
    Ni qué decir tiene que el culpable es siempre 'el otro', 'los otros', es decir: “el estado, el empresario, tu familia, los políticos, el municipio…porque de ese modo dejas la responsabilidad de tu vida en alguien que no eres tú”. Es decir “IRRESPONSABILIDAD” y “CONDENA COLECTIVA (o social)”.
    Cuando lo más sensato sería, modificarnos (si o no?) a nosotros mismos, porque no es coherente ni obvio que no podemos eliminar los males que aquejan a la humanidad, pero si podemos mejorarnos individualmente, con trabajo, responsabilidad y esfuerzo personal, beneficiándonos a nosotros y a quienes nos rodean, nuestro entorno y en nuestro camino. ¿No es cierto?

    Entonces… ¿Qué variables tenemos hasta ahora?

    EGOÍSMO, IRRESPONSABILIDAD, DERECHOS, INDIVIDUALISMO, INMADUREZ = QUEJAS

    continua....
    MC

  • #2

    MC (martes, 27 agosto 2013 15:30)

    ¿Por qué nos quejamos habitualmente? sigue...

    ¿Tal vez espiral sin salida?,, veamos pues…

    Esto no quiere decir, no pedir lo que “nos corresponde”, no quiere decir, “NO QUEJARSE y ACEPTARLO TODO”. Todo en su justa medida, sin la desproporcionada primera ecuación anterior, que a lo sumo, es alejarse de la “responsabilidad” y el disfrute personal que ello proporciona, para dar rienda suelta a nuestra autosuficiencia emocional, dentro de un ambiente, grupo, escenario, etc.
    Salir de “la espira sin salida”, sería preguntarnos (en el momento de culpabilizar o condenar): “¿Qué tengo yo que ver en esto?”. Visualizar un grupo y tu dentro del mismo y acto seguido, ¿me siento responsable y algo culpable o son ellos siempre los culpables?. Si yo estoy en un grupo (y suponiendo que no vaya de víctima) ¿Cuál es mi cometido? ¿me responsabilizo? ¿siguen siendo culpables todos y todo lo que me rodea? (importante entender!)

    … entonces?

    Estas últimas preguntas son para tener indiscutiblemente un mínimo de capacidad autocrítica tangible y… alejarse ¿del papel de víctimas/martires?, quienes equivocadamente, imponen y exigen reconocimiento y atención (entre otros intereses), con todos todos LOS DERECHOS HUMANOS. De no ser así, ¿no parece una adicción a las lamentaciones?

    y… ¿Por qué nos quejamos?

    Las personas que se quejan son por lo general individuos que no se han tomado el trabajo emocional y espiritual de desarrollar un “YO” adulto amoroso, generoso y compasivo. NADA QUE VER, con casos que sean injustos porque no hablamos de esto. Buscamos que, otros cubran estas necesidades (expirar culpabilidad ajena + quejas). Quejarse es el modo que han aprendido para conseguirlo (método infantil). Generalizando, usan la queja como instrumento de control, esperando que los demás se sientan culpables si no les brindan la atención, cuidado y compasión que persiguen.

    EJEMPLO:
    Situación de metástasis, dónde los bacilos del cáncer necesitan (exigen) que el resto de células sanas se conviertan en cancerígenas (y no al contrario)

    Por seguir con el ejemplo, la queja sería como un "tirón" que se les da a los otros. Han enfermado, descontrolado y desordenado emocionalmente, y es por ello que, empujan a los demás a que se conviertan en sus comprensivos cuidadores. Son exigentes demandantes, como niños pequeños, lejo de la madurez del adulto (o del padre)

    En resumen y siguiendo con este razonamiento. Nuestro niño interior (la parte afectiva dentro de nosotros) necesita atención, aprobación, cariño. Si no aprendemos a proporcionárnoslos nosotros mismos, entonces este niño herido buscará conseguir de otros lo que necesita o empezará a evadirse (o exentarse) aferrándose a sustancias o conductas adictivas (comida, alcohol, drogas, TV, trabajo, juego y cosas por el estilo). Se llega a un vacío de amor en su interior. Sólo nosotros mismos podemos satisfacer esta necesidad, abriendo el corazón a la verdadera fuente del amor que tenemos en nuestro interior. Aprender a amar, compartir y comprender. Sentir la fuerte plenitud interior.

    ¿Solución corpórea?

    AUTOSUFICIENCIA (libertad emocional) = RESPONSABILIDAD + (Amor + Comprensión + Altruísmo)

    Neurológicamente?

    Nuestra central química carece de cierto nivel de dopamina, serotonina, endorfinas, etc. A lo sumo, puede ser interesante comer nueces y chocolate (p.e. 3 grs/día) y si pasados unos días esto sencillo, no surte efecto, es evidente que entramos en un nivel de irritabilidad límbica (emociones) con clara ausencia de placer desde cualquier ángulo que sigue careciendo de estas sustancias (dopamina, serotonina, endorfinas…)

    Un abrazo de todo corazón,
    MC

  • #3

    José Francisco (martes, 27 agosto 2013 22:51)

    Me ha gustado mucho reflexionar con tus palabras. Yo también soy de la opinión que debemos comenzar por nosotros, desde la mirada interior, observar nuestro ser sin hipocresías, no importa si somos hombres o mujeres, y partiendo de ello mirar a nuestros semejantes con un hilo de empatía, sabiendo que yo soy tú, y que nosotros somos ellos, esa es la gran batalla de la libertad. Gracias por tus palabras MC.