LA TERAPIA DE LA SONRISA

La terapia de la sonrisa
El valor de una sonrisa

De repente sucedió algo sorprendente. Aquello se escondía como un tesoro, y sin embargo era un secreto a voces, se llamaba Gioconda. Allí estaba la expresión plástica de la psicología humana borrándose en los límites del entorno y la forma.

¡El valor de una sonrisa!

Si pudiera darte cada día ese regalo suave, cariñoso, leve… No es la risa, pues, más que risa lo suyo era una sonrisa sosegada... No una risa sarcástica ni burlona, ¡no! Aquello era otra cosa, expresaba la humanidad que renueva el valor de lo amoroso.

Miré a la Giaconda, ¡tan popular!, ¡tan universal!, ¡tan terapéutica! Sonríe. Nadie es indiferente a su sonrisa, a mi sonrisa, a tu sonrisa, a nuestra sonrisa.

Probaré a sonreírte de nuevo. Proyectaré mi mejor gesto sobre ti. Nadie será indiferente a ese tesoro. Cuando estés enfadado o enfadada, o triste, o cuando quizás todo esté perdido: ¡sonríe!... Cuando no puedas más, cuando te rompas por dentro y por fuera.

Por fin tenía mi varita mágica, una varita que podría regalarte, que podrías tú usar como tu mejor regalo.

¡Regálanos, por favor, una sonrisa!

 

Escribir comentario

Comentarios: 0